23 de septiembre de 2016

Hablemos sobre Autismo y TEA

TEA Trastorno del Espectro Autista

  
Hoy quiero hablarles sobre TEA: Trastorno del Espectro Autista, que es el diagnóstico con el cual se identifica a los niños(as) que sufren alguna de las siguientes condiciones: autismo, síndrome de asperger, síndrome de rett o trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

El Trastorno del Espectro Autista, agrupa un conjunto de afecciones del desarrollo que afectan la interacción social, las habilidades de comunicación, el comportamiento y los intereses de un niño(a). Ese conjunto de discapacidades del desarrollo suelen provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales.

También se le conoce como TGD: Trastorno Generalizado del Desarrollo.
Se han identificado cinco síndromes:

Autismo: trastorno neurológico complejo que se caracteriza por la concentración de una persona en su propio mundo interior, interfiriendo en desarrollo de las áreas relacionadas con la interacción social y las habilidades comunicativas.

Síndrome de Asperger. trastorno neurobiológico, en el cual existen desviaciones en las conexiones y habilidades sociales, comunicación, comportamiento relacionados con rasgos repetitivos, limitada gama de intereses y torpeza motora, entre otros. Algunos lo llaman autismo de alto funcionamiento.

Trastorno de Rett: trastorno del desarrollo genético, enfermedad congénita que afecta principalmente a las niñas. Se debe a un problema en un gen llamado MECP2, que se encuentra en el cromosoma X. Se caracteriza por estancamiento o desaceleración en el desarrollo, alteraciones de la marcha y ciertos movimientos repetitivos característicos.

Trastorno desintegrativo infantil: es una alteración que se caracteriza por la regresión del niño en múltiples áreas de su desarrollo, es una enfermedad rara caracterizada por una aparición tardía de retrasos en el desarrollo del lenguaje, funciones sociales y habilidades motrices.

Trastorno generalizado del desarrollo no especificado: trastorno que afecta ciertas áreas del desarrollo: interacción social, comunicación y conducta. Son niños que tienen algunos de los síntomas del autismo o del síndrome de Asperger pero no los suficientes como para obtener un diagnóstico completo de autismo.

Los TEA afectan a aproximadamente a uno de cada 175 niños. Aún no se conocen las causas de estos síndromes. Aparentemente, se deben a factores genéticos o hereditarios, pero también pueden estar relacionados a problemas prenatales u otros factores no genéticos o ambientales.

Los síntomas de los TEA se manifiestan generalmente antes de los 3 años de edad, y pueden ser evidentes desde el primer año de vida. No existe un análisis único o prueba de laboratorio que permita diagnosticar el autismo.


Síntomas

Los niños que padecen trastorno del espectro autista presentan algunos de los siguientes síntomas:
- Problemas para desarrollar habilidades sociales.
- Establecen poco contacto visual.
- Usan pocas expresiones faciales.
- No dicen adiós con la mano.
- No juegan a juegos interactivos, como esconderse y aparecer.
- No realizan juegos imitativos o de simulación.
- Prefieren jugar solos.
- No les gusta que los abracen.
- Tienen problemas con la comunicación, el habla y el lenguaje.
- Se retrasan al desarrollar el lenguaje hablado.
- Tienen dificultad para comunicar sus deseos, sentimientos o necesidades.
- Responden mejor a los sonidos que a las indicaciones verbales.
- Presentan preferencia por comportamientos y rutinas repetitivos.
- Les cuesta adaptarse a los cambios.
- Juegan con los mismos juguetes una y otra vez.
- Repiten acciones, palabras y frases.

Diagnóstico y Tratamiento

No hay cura para estos trastornos, por lo que su identificación precoz es vital para intervenir tempranamente y realizar una serie de terapias que permitan mejorar la condición del niño y su capacidad para desenvolverse.

Una vez que el niño/a es diagnósticado, debe recibir ayuda; ya sea de un programa de intervención temprana o de un jardín preescolar integrado. Las intervenciones típicas pueden consistir en análisis aplicado de la conducta, terapia del lenguaje, terapia ocupacional y fisioterapia.

Algunos niños necesitan servicios intensivos en un aula especializada con pocos estudiantes, mientras que otros pueden pasar una parte del día, o todo el día, en un aula normal de la escuela pública, frecuentemente con algunos servicios especiales. De vez en cuando, los niños que padecen un trastorno grave pueden ser ubicados en una escuela especializada para niños con TEA.

Es posible que el niño también necesite terapia conductual, según la gravedad de la discapacidad o trastorno que padezca. La terapia conductual más común que se usa para trabajar con niños que padecen TEA es el análisis aplicado de la conducta (AAC). El control de la conducta ayuda a estimular los comportamientos deseados y a evitar los no deseados, fortaleciendo las habilidades sociales, cognitivas y del lenguaje, así como la capacidad para desenvolverse en el aula y en la casa.

Por lo general los padres de un niño(a) con TEA deben aprender a comprenderlo, reforzar los buenos comportamientos, elaborar rutinas y mejorar la forma en que se comunican con su hijo.

Concientización


Los niños con TEA sienten, se expresan y se comunican de forma diferente,
pero eso no los hace menos valiosos o importantes que los demás.

La tarea de dar a conocer y hablar sobre el TEA, nos debe involucrar a todos: padres, docentes, periodistas, bloggeros, diseñadores. Cada uno puede generar ideas... Mi aporte son estas preciosas libretas artesanales elaboradas con mensajes sobre el autismo...




Comparte en

Seguro también te gustan

Hablemos sobre Autismo y TEA
4/ 5
Oleh

Suscripción por email

Suscríbete por correo electrónico y recibe notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario o sugerencia